Excusas más comunes por las que no bajamos de peso

Cuando queremos bajar peso pero a la vez, no queremos, solemos decir excusas tras excusas para justificar nuestra falta de acción, pero ¿Cuáles son las más repetidas? Conoce más sobre las excusas que más decimos y que muchas veces no nos damos cuenta, incluso cuando lo necesitamos por razones de salud!

Baja autoestima por entorno social

Los estándares de belleza en la sociedad son cada vez más limitativos y quizás desmotivan en cuanto a decidir bajar esos kilitos que tenemos de más.

Todo esto sumado a los malos hábitos alimenticios, actividades irregulares o ninguna actividad en lo absoluto, por ello, no debemos fijarnos en lo que dice la sociedad de nosotros o qué está bien, de acuerdo a sus límites.

La idea es que nos enfoquemos a prolongar nuestra vida y ¿qué mejor manera que cuidándonos? Así es, este artículo está realizado con la intención de que puedas tomar cartas en el asunto si estás utilizando estas excusas y no para sentirte mal contigo misma.

Olvida la imagen de la forma femenina “perfecta”, es una ilusión y creo que todos lo sabemos, pero esta forma “perfecta” es lo que normalmente nos impulsa a muchos a tomar dietas rigurosas que inducen los niveles de rebote y nos dejan peor de cómo empezamos.

Por ello, estoy convencida de que sentirnos mal por nuestros cuerpos está en la cima de la lista de cosas que nos impiden perder peso. De hecho, es el factor raíz que incita a las personas a buscar excusas para no sentirse responsables con sus opciones alimenticias y por no tomar un papel activo en su salud general.

A continuación, conoce las diez excusas más comunes que usamos para no perder peso:

  1. Comer sano es demasiado caro

No es cierto, actualmente existen muchas alternativas saludables para comer bien y que proveen las proteínas, carbohidratos, grasas y calorías necesarias para una alimentación balanceada.

Aquí tenemos los alimentos que puedes comprar de forma muy barata, junto a sus proporciones semanales, te ayudarán a alimentarte sanamente:

  • 12 huevos,
  • 1/2 libra de arroz integral,
  • 3 aguacates,
  • una libra de quinoa,
  • 10 fresas o frutillas
  • verduras variadas como repollo, brócoli, espinacas, etc.

Puedes crear combos de tu preferencia pero siempre manteniendo los alimentos con fibras y proteína incluidos dentro de cada comida. Recuerda que este es sólo un ejemplo de que comer sano no significa comer caro, caro es pagar doctores y medicinas cuando pasen los años y no te hayas cuidado desde ahora.

  1. No tengo tiempo

Esta excusa es muy común pero para serte honesta, nadie tiene tiempo; todos trabajamos, tenemos familias y cosas por hacer diariamente.

Así es, todas  tenemos 24 horas al día y todas hacemos tiempo para las cosas que son importantes para nosotros.

Entonces es cuestión de establecer que perder peso es una prioridad, y eso incluye comer sano y establecer un tiempo en el día que sirva para completar una  rutina de ejercicios.

  1. Perder peso es demasiado difícil

La verdad es que cuando uno establece metas, sí, resultan difíciles, decidir perder peso es una de esas complicadas metas que nunca llegamos a cumplir por seguir pensando que es muy dificultoso.

Pero así es todo lo que nos proponemos lograr, estudiar, graduarnos, trabajar, tener una familia, nada es fácil, así que partiendo de ese punto, ya sabemos que aún cuando perder peso sea “difícil”, eso no lo hace imposible. Recuerda, si fuera fácil todos lo harían, pero estoy segura que desde que me sigues, tu eres mas fuerte que las excusas.

Por ello, puedes fácilmente perder peso así como has establecido otras metas en tu vida, como las que nombré arriba. Vamos a sacar esa excusa de nuestra cabeza y poner manos a la obra. 

  1. No sé cómo empezar

Esta excusa la utilizamos para todo lo que se refiere a regímenes alimenticios y ejercicios, pero distinto a lo que se cree, no es algo malo no saber cómo comenzar.
Lo mejor que puedes hacer para evitar utilizar esta excusa es no estableciéndote límites de inicios o cierres, por ejemplo, en el caso de la alimentación, no pienses que hoy va a ser tu último día comiendo comida chatarra porque será perfecto a partir de mañana. Es más en mi plan vas a encontrar que comiendo tu comida favorita también puedes seguir bajando de peso.
No hay “últimas comidas” a menos que estés en el corredor de la muerte. Por ello, deja de usar la excusa de que no sabes cómo empezar a hacer una dieta sólo porque no te atreves a dejar de comer lo que comes o porque no te motiva buscar otros tipos de alimentos que mejoren tu estilo de vida y por ende, puedas bajar de peso.
En el caso de hacer ejercicios para bajar de peso, puedes buscar rutinas para principiantes e ir avanzando poco a poco desde tu hogar, sin necesidad de salir de casa.
En internet hay muchos sitios con videos explicativos y en mis programas tienes un calendario completo de 12 semanas.

  1. No tengo fuerza de voluntad

Lo cierto es que no se trata de fuerza de voluntad sino de la motivación que tengas, por eso, busca agentes externos o internos que te motiven, que te ayuden a cambiar ese estado de ánimo en el que no deseas hacer nada más.
Además, hay muchas cosas que no nos gusta hacer pero por fuerza de voluntad las seguimos realizando, como rutinas de todos los días ¿Qué es diferente con perder peso? Busca dentro de ti esa fuerza de voluntad y canaliza el estado en las ganas de perder peso, será suficiente como un estimulante de perseverancia.

  1. Nadie me apoya

Si bien es cierto que nuestro entorno nos afecta considerablemente, eso puede hacernos creer que no recibir apoyo del mismo puede ser una excusa para no perder peso.

La verdad es que no lo es, no puedes esperar a que otros hagan este tipo de cambios por ti . Si no está recibiendo el apoyo en su casa, busca apoyo en línea. Si no te gustan las redes sociales, busca un grupo en tu gimnasio, o lo más lindo, únete a mi comunidad de Forcegirls.
Si de alguna forma u otra quieres recibir apoyo para sentirte más entusiasmado al hacer ejercicios, solo tienes que dar el primer paso y encontrarlo.  

  1. No me gusta el ejercicio

Ahora si tenemos un problema.
Está bien que no te guste el ejercicio, podemos entender que odies realizar rutinas y sudar, o todo lo que implique realizar repeticiones de algún circuito, de acuerdo, esto es válido.
Pero ¿tampoco te gusta seguir rutinas guíadas? Este es realmente el secreto, el ejercicio no significa que tienes que ir a un gimnasio para sostener pesas o hacer repeticiones sin saber lo que haces, el secreto es tener una guía adecuada que te haga obtener resultados rápidos pero saludables que te mantengan motivada.
No significa que tienes que sufrir a través de ejercicios extenuantes si no es lo tuyo. Significa que debes mover tu cuerpo, todo lo que necesitas hacer es encontrar las actividades que te gustan.
Hay muchas maneras de hacer ejercicios, de moverse, de activar el cuerpo, y si realmente no tienes idea aún, puedes ir probando qué deporte o actividad física te gusta más.

  1. No bajo de peso porque me encanta comer

¿A quién no le gusta comer? Esta de verdad no debería ser una excusa pero lo es, y de las más repetidas en todas partes.
Pero si mantenemos una rutina saludable, tanto alimenticia como de actividades físicas, créeme, podrás comer lo que quieras, con su debida moderación y a su tiempo.
Sabemos que no se trata de renunciar a todo lo que te gusta de golpe pero si ir cambiando poco a poco de ese estilo de vida que no te permite estar saludable por ello, el truco está en dejar esos hábitos poco a poco y sustituirlos por alimentos que nos suplan estas necesidades (comer); y créeme, poco a poco, no sentirás tanto amor desbordante por comer.

  1. ¿Por qué molestarse? Igual volveré a subir de peso

¡NOOOO! Esto sucede cuando piensas en esto como si estuvieses haciendo una dieta y no es nada parecido.
Para dejar de pensar que estás realizando una dieta o que esto de bajar de peso no funcionará, entonces haz elecciones de alimentos conscientes, muévete un poco más y ama a tu cuerpo, siéntete orgullosa de lo que eres ahora y de lo que puedes ser cuando vayas cumpliendo tus objetivos. Entonces, cualquier peso que pierdas será permanente y podrás salir del ciclo de dietas yo-yo para siempre.
Ahora te pregunto ¿Has usado alguna vez este tipo de excusas? ¿Te ha tomado mucho tiempo decidir bajar de peso aún cuando sabes que tu cuerpo te lo pide? No sigas en ese modo de vida, ya ves que todo se trata de establecerte límites y decidir cambiar.
Escucha estas excusas, dilas frente al espejo y acepta que sí puedes lograrlo, deja todas estas justificaciones en el pasado y comienza el cambio en tu vida, no te arrepentirás.

#soyforcegirl